Translate

domingo, 4 de noviembre de 2018

Vereda de la Estrella. Senderismo familiar.

Vereda de la Estrella. 



Vamos a hablar de la que sin duda o al menos para mí así lo es, de la mejor ruta de senderismo que se puede practicar en Granada. Es la reina de la rutas, no se puede entender el senderismo en Granada sin haber realizado este recorrido. Me refiero tal y como indica el título de la entrada a la Vereda de la Estrella situada en Sierra Nevada.

ORIGEN

En primer lugar y antes de entrar en materia e ir desglosando paso a paso como vamos a ir realizando la ruta, voy a dar una breve introducción al origen de dicho camino. Nos encontramos en Sierra Nevada, en el término municipal de Güejar Sierra y en la cabecera del río Genil.

Güejar Sierra. 


Históricamente parece constatada la presencia de una actividad minera en la zona realizada por Fenicios, Cartaginenses y Romanos. Posteriormente los musulmanes no fueron menos y siguieron extrayendo minerales de Sierra Nevada y en especial de esta parte, Güejar Sierra fue un importante municipio musulmán de nombre “Qaryat Walyar”.

En época cristiana siguió la explotación minera tal y como podemos observar en primer término en monumentos como la Chancillería de Granada que usa serpentina del Barranco de San Juan en su construcción, pero el descubrimiento de América repercute de forma negativa en la minería granadina.

Nos tenemos que remontar al siglo XIX, para ver un resurgir de la minería en la zona, concretamente en el año 1852 es a partir de ese año cunado las sociedades “El Feliz Pensamiento” y “La Exploradora” obtienen los permisos para la explotación de las minas existentes en el lugar, Esperanza, Justicia, Estrella, Perla, Poderosa...etc.

Detalle de mapa con la ubicación de las minas. 


Se obtiene pirita cobriza, pirita de hierro, cobre y plata entre otros minerales. Es en el fruto de esta explotación minero cuando se crea el conocido como camino o vereda de la estrella, ante la dificultad orográfica del terreno se hace la necesidad de crear un camino que comunique las minas con la población de Güejar.

Sin embargo estas explotaciones mineras fueron poco a poco menguando, especialmente por esa falta de comunicación entre las minas y la civilización, la falta de inversiones y el agotamiento de los yacimientos. A finales del XIX, las explotaciones están prácticamente paradas y abandonadas. Aunque viven pequeñas etapas de reactivación sobre todo con la construcción de una fundición en Güejar Sierra.

Acción de las minas. 


Uno de los últimos pioneros fue Hubert Meersmans, belga afincado en Granada y conocido por haber inaugurado el pilar que hay en el Barranco del Abogado o por haber sido dueño entre otros del Carmen de los Mártires. Entre otra de sus obras menos conocidas está la de haber contribuido al arreglo de la vereda de la estrella, ese camino creado en el año 1844 y que él lo remodela en el 1890.

No obstante hay que recalcar que la comunicación con Granada era dificultosa, pues llegar a Güejar Sierra era también empresa difícil por tortuosos caminos y carriles de tierra. A principios de siglo llegó el tranvía ideado por el Duque de San Pedro, en principio iría hasta el mismo Barranco de San Juan, pero nunca llegó y se quedó en el lugar conocido como Charcón. Podemos hablar de explotación minera hasta 1950 todavía se seguían trabajando las minas,

Tras el cierre definitivo de las minas, el camino siguió vivo para pastores y ganaderos, pues era la mejor vía y camino para llegar a las zonas altas de la cabecera del río Genil, así hasta que el senderismo se convirtió en deporte.


RUTA DE LA VEREDA DE LA ESTRELLA

LLEGADA AL PUNTO DE PARTIDA.

Como bien dije al principio a fecha de hoy la Vereda de la Estrella, es la reina de las miles de rutas de senderismo que se pueden realizar en Granada. Así que sin más preámbulos vamos a ir desgranando paso a paso como realizarla.

Si partimos desde Granada en coche, cogemos la Ronda Sur hasta los túneles del Serrallo y una vez en ellos nos ponemos en el carril de la Izquierda para coger el que va dirección Sierra Nevada, una vez en la carretera de Sierra Nevada, nos salimos a la altura de Cenes de la Vega y nos dirigimos en dirección Pinos Genil, a la entrada del pueblo tenemos el desvío a Güejar Sierra.

Poco a poco iremos ascendiendo por la carretera, pasaremos el pantano de Canales, cuya construcción propició la desaparición del pueblo de canales, y de gran parte del entramado del viejo tranvía de la Sierra.

Pantano de Canales en época de sequía. 


Al llegar a Güejar Sierra nada más entrar en el pueblo, veremos unos carteles que nos hacen coger una calle a la derecha una vez pasado el parking y que nos indican río Genil, la cogemos y es como una especie de circunvalación del pueblo, para evitar coger las calles principales, se bordea el pueblo y se llega a lo alto de un carril asfaltado que nos lleva hasta la antigua estación de Maitena (hoy restaurante Maitena) y Charcón. Desde aquí seguimos el trazado de lo que iba a ser el último tramo del tranvía de la Sierra hasta el barranco de San Juan. Para ello atravesaremos varios túneles excavados en la roca.

Noria en la entrada al pueblo de Güejar Sierra. 


Al llegar al Barranco de San Juan, hay un pequeño merendero con una explanada donde podemos dejar el coche. En el caso de que esté completo, unos metros antes y bajando hacia el río, hay otra zona con gran número de plazas de aparcamiento.

Zona del Barranco de San Juan. Pasarela sobre el río.



En el caso de no tener coche, podemos coger el autobús a Güejar Sierra, que sale desde los Escolapios, y una vez en la plaza del pueblo, es coger el mismo camino realizado en coche hasta el Barranco de San Juan. He de decir que así lo he hecho toda la vida, pero cuando se tiene coche, pues se ahorra uno, una hora de trayecto ya innecesario a estas alturas de la vida.

INICIO DE VEREDA.

En la explanada, nos acondicionamos, bastones, mochila, guantes si hace frío, y lo único que tenemos que hacer es cruzar el puente de madera que hay sobre el río Genil, allí mismo ya veremos varios carteles explicativos de la vereda, con mapas e indicaciones.

Panel Explicativo. 


Nada más cruzar el puente y llegar a los carteles, giramos a izquierda y subimos por el camino que hay trazado entre las rocas. Aquí empieza una subida un poco fuerte que nos llevará unos 10 minutos. Es la única subida que hay en todo el trayecto, o al menos subida fuerte, pues la vereda siempre va subiendo, pero apenas lo notamos. Recomiendo tomarse este primer repechón con calma y cada uno a su ritmo, poco a poco y en breve veremos como el río Genil queda abajo y que hemos cogido suficiente altura. Cuando la vereda se ponga llana, habrá terminado ese repechón, a partir de aquí es hacer kilómetros en un falso llano que nos llevará al corazón de Sierra Nevada.

La vereda es ancha en casi todo su recorrido. 

Hotel del Duque asoma al fondo entre los bosques. 

Zona inicial de la Vereda. 


Si echamos la vista atrás veremos el Hotel del Duque, un Hotel realizado por el Duque de San Pedro, que a fecha de hoy pertenece al Arzobispado de Granada. Avanzamos por nuestra vereda, la mejor época del año para hacerla es Otoño o Primavera, aunque si la cogemos en un día de Invierno con nevada y con la suficiente precaución y seguridad, es espectacular. La vereda va oscilando a izquierda y derecha adaptándose al terreno. En un momento dado observaremos un sendero que parte a la derecha, es el sendero que nos lleva a las Minas de Serpentina y a realizar la ruta del Hornillo, antiguamente había señalización, pero la última vez que fui no había nada.

Primeros tramos de la Vereda. 

Por la mañana el amanecer impresiona. 

Poco a poco se coge altura respecto al río. 

Camino que parte hacia el Hornillo. 


Poco a poco avanzamos, en las barranqueras de la derecha según la época, bajará agua que iremos sorteando, el paisaje espectacular, con una vereda frondosa de árboles, mientras que las lomas de enfrente están completamente desnudas. Así hasta llegar a nuestro primer punto de importancia; El Abuelo.

Añadir leyenda

El Abuelo. 


El Abuelo es un castaño centenario, parada obligada y en los tiempos que corren, foto obligada. Es espectacular, especialmente por sus raíces que forman unas bellas y retorcidas formas, hoy en día han realizado un muro de contención para que no caiga y se desmorone, es de los árboles más bonitos, longevos y especiales de Granada y Andalucía y así lo indican muchas guías.

El Abuelo detalle de sus raíces. 

El Abuelo. 


Tras la parada seguimos nuestro camino, poco a poco vamos ganando altura pero el paseo es agradable y apenas nos damos cuenta de la subida que vamos realizando. La vereda sigue su zig-zag a izquierda y derecha, es posible encontrarnos ganado, y si este no está visible si sus excrementos.

Colores de Otoño abajo en el río. 

La Vereda en todo momento bien marcada. 

Señalización de ruta. GR-11


Así llegamos hasta el punto donde parte un carril hacia el río a mano Izquierda, es la bajada al Vadillo, antiguamente había allí un refugio, hoy se conserva tan sólo el puente, si cogemos este camino y cruzamos el puente iniciaremos la subida de la llamada Cuesta de los Presidiarios y la llegada al Refugio de la Cucaracha, pero esto es otra ruta.

Desvío a Cabañas Viejas, junto al desvío al Vadillo. 


Cuesta de los Presidiarios, entre cipreses. 


Pasados este punto, seguimos nuestra vereda, la vereda es en todo su trayecto ancha, salvo un par de puntos en los que hay que ir en fila india, y aunque siempre tiene el barranco a su lado no supone ni riesgo ni miedo para los que sufren vértigo. Pues la sensación de seguridad es total.

Siguiendo y siguiendo y cuando ya llevamos casi dos horas andadas (Aunque lo del tiempo es relativo y cada uno se marca su ritmo), se llega al Mirador del Viso de las Nortes, tras una de las revueltas nos encontramos con la más bella imagen de la Cara Norte de Sierra Nevada, La Alcazaba y el Mulhacén a nuestro alcance y que los podemos coger con la mano, si además ha nevado ya en la Sierra la imagen es excepcional. Segunda parada obligatoria donde tomar unas fotos y descansar un rato.

Cartel Explicativo. 
Mulhacén. 

Alcazaba

Vista. 


Seguimos nuestro caminar por la vereda y llegamos a las primeras minas, las de la Probadora, no hay duda del lugar en el que nos encontramos pues veremos los primeros restos de construcciones de las antiguas casas de los mineros. Justo donde se encuentra un cartel indicativo con el tipo de minerales que podemos encontrar hay una de esas galerías realizadas por los mineros para la obtención del mineral.

Galería de minas. 
Cartel indicativo en las minas. 
Minas de la Estrella. FUENTE Camping Las Lomas Güejar Sierra. 


Tras estas minas y siguiendo la vereda llegaremos a las minas de la Estrella y al río Guarnón cuyas aguas bajan desde el mismísimo Corral del Veleta. Llegados a este punto, son muchos los excursionistas que terminan aquí la ruta para volver sobre el mismo camino. O bien han parado en algunas de las minas anteriores y vuelven por el mismo camino. Sin embargo las posibilidades son infinitas como ya comenté al principio de la entrada y voy a seguir dando varias posibilidades, cada uno por supuesto deberá coger la que más le guste, siempre partiendo de que la Vereda de la Estrella no tiene pérdida, es cuando la abandonamos cuando pueden venir los problemas si no conocemos los caminos y veredas.

Guarnón en el año 94. Foto de Archivo personal. 


Lo más clásico es cruzar el Guarnón y seguir la vereda hasta el lugar denominado Cueva Secreta, no es más que una especie de cueva provocada por el terreno que sirve de refugio de animales o pastores. La vereda sigue subiendo paralela al río, aunque en este tramo se le conoce como Río Real, así hasta que llegamos a las confluencias de los Ríos Valdecasillas y Valdeinfiernos, lo más usual es seguir la vereda que ya es un pequeño sendero por el río de la derecha el Valdeinfiernos, para cruzar hay pasarelas de madera. Identificaremos fácilmente Cueva Secreta pues son unas grandes rocas en la ladera con una especie de corral de pastores, aunque la verdadera Cueva Secreta está más arriba.

En esta confluencia de caminos, podríamos cruzar en dirección al Valdecasillas, y de ahí al refugio del Aceral, siguiendo la senda llegaríamos al refugio de la Cucaracha y de ahí bajando la cuesta de los Presidiarios nuevamente a la vereda de la estrella.

Otra de las opciones que marco es desde las Minas de la Estrella, parte un un sendero que nos lleva al Cortijo de Hornillos es una gran subida, pero una vez en el Cortijo es todo bajada hasta volver a encontrarnos con la vereda de la estrella casi al principio de iniciarla junto al Barranco de San Juan.

Estas últimas opciones requieren estar un poco en forma física, así como contar con tomarse el bocadillo aquí y volver a los coches después de comer. Las opciones que terminan en el Guarnón, si hemos partido temprano casi que nos permiten comer en cualquier merendero del camino o incluso en casa, ya dependiendo del ritmo de cada uno. Para familias con niños que anden bien, se puede llegar a las Minas sin problemas, y en caso contrario pues con llegar al Mirador es más que suficiente.

Por supuesto estos caminos no terminan aquí, y podemos seguir hasta subir a la cumbre del Veleta o Mulhacén pero eso ya es otra historia y para otra entrada.

Desde luego y desde aquí animo a todo el mundo a realizar esta ruta si no la ha hecho aún, pues merece la pena, desde luego la mejor época Otoño y Primavera y luego y en menor medida Invierno siempre que no haya peligro de nieves y hielos y por último verano, que si bien estamos en Sierra ciertamente hace calor, aunque también nos ofrece la posibilidad de meternos en el río a la altura del Guarnón.

BIBLIOGRAFÍA:

Sierra Nevada: Una Gran Historia. Manuel Titos. Volumen 1 Página 303 y ss.

Río Genil. 

Vereda en las proximidades de las Minas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario